Click for Gospel Way home page

El Plan No Sectario para el Perdón y la Entrada a la Iglesia


Por: David Pratte

INTRODUCCION:

Hoy día hay cientos de diferentes sectas en el mundo. Muchas de ellas en desacuerdo la una con la otra acerca de cómo podría una persona ser perdonada de los pecados. La mayoría también está en desacuerdo acerca de cómo convertirse en miembro de la iglesia. La mayoría enseña que el convertirse en miembro de la iglesia es algo enteramente diferente del ser perdonado y convertirse en hijo de Dios. El desacuerdo que estos grupos tienen acerca de estos temas y otros, contribuyen a la división religiosa.

El propósito de este estudio es considerar las siguientes preguntas: (1) ¿Qué dice la Biblia acerca de cómo ser perdonado de los pecados? (2) ¿Qué dice la Biblia acerca de cómo entrar en la iglesia que comenzó Jesús? (3) ¿Puede la gente hacer estoy hoy día? (4) ¿Puede la gente ser perdonada de los pecados y entrar a la iglesia de Jesús sin unirse a alguna secta? Ciertamente todos los que anhelan agradar a Dios pueden ver que estas preguntas son vitales. Por favor examínelas con nosotros. (Nótese el diagrama que está en la página 94).


I. La Enseñanza Personal de Jesús


Mientras Jesús estuvo vivo en la tierra, El mismo dio enseñanzas importantes acerca de las preguntas que estamos estudiando. No todo lo que dijo se encuentra en cualquier versículo. Hechos 3:22-23 dice que debemos escucharlo en todo lo que dice. Esto significa que debemos tomar todas Sus enseñanzas sobre un tema y "sumarlas" (Sal. 119:160).

A. ¿Como Puede una Persona Ser Perdonada de los Pecados?

La "Gran Comisión":

Justo antes de Su ascensión, Jesús dijo a Sus apóstoles lo que deberían enseñar a los hombres para ser perdonados de los pecados. Hay tres evangelios que narran sobre esto, y cada uno añade información importante.

Mateo 28:18-20 - Esta enseñanza está basada en la autoridad de Jesús mismo (v.18). Ningún hombre o iglesia tiene derecho a cambiar lo que Jesús dijo o enseñar en alguna una forma de ser salvos que lo que El enseñó (Gál. 1:8-9; 2 Juan 9-11; Mat. 15:9-14). No obstante, veremos que las sectas modernas enseñan muchas cosas diferentes de lo que Jesús dijo. ¿Qué autorizó Jesús en este pasaje? La gente debe ser enseñada y bautizada en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo.

Marcos 16:15-16 - Esta narración vuelve y dice que el evangelio debe ser predicado a toda la gente. Aquellos que lo crean y sean bautizados serán salvos. Aquellos que no lo crean serán condenados. Nota: ¿dice este pasaje que una persona es salva antes de que haya sido bautizado o como resultado del bautismo? Claramente Dios dice que creer + bautismo = salvación. Esto hace del bautismo exactamente una condición tan esencial como lo es el creer. Sin embargo, la mayoría de las denominaciones modernas enseñan que usted es salvo antes de ser bautizado y que luego consigue el ser bautizado para demostrar que ya había sido salvo. Esta no es la enseñanza que Jesús autorizó, sino que es un cambio humano a la voluntad de Jesús. Jesús dijo que para ser salvo, usted debe creer y ser bautizado. ¿Lo cree? Si no, usted no cree al evangelio como Jesús lo enseñó, y el pasaje dice que si no cree al evangelio, se condenará.

Lucas 24:46-47 - Jesús murió y resucitó para salvarnos. Cuando había hecho esto, el arrepentimiento y el perdón de los pecados debían ser predicados en Su nombre a todas las naciones comenzando en Jerusalén. Esto quiere decir que el arrepentimiento es también una condición para el perdón. El arrepentimiento es un "cambio de mente" en el que una persona admite que ha sido culpable de pecado (Rom. 3:23), reconociendo que su pecado lo llevará a la destrucción eterna (Rom. 6:23), de modo que compone su mente para apartarse del pecado y empezar una vida de servicio a Dios (Comp. Mat. 21:28-32).

Estos tres informes de la "Gran Comisión", tomados juntos, nos enseñan que una persona que necesite el perdón de los pecados debe escuchar el evangelio, creerlo, arrepentirse de los pecados, y ser bautizada para ser salva de los pecados.

Otros pasajes en las narraciones de los evangelios muestran que Jesús enseñó estas mismas verdades en otras ocasiones.

Juan 6:44-45 - Jesús enseñó aquí que las personas pueden venir a El solamente si han sido enseñados, han escuchado, y han aprendido del Padre. Esto muestra otra vez la importancia del oír.

Juan 8.24 - Jesús también dijo: "... si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis". Esto re-enfatiza la necesidad de creer que Jesús es quien declara ser - el Divino Hijo de Dios, por tanto, la Deidad misma (Juan 20:28-31), el Salvador del mundo, y el Creador y Soberano de todo el género humano (Juan 1:1-13).

Lucas 13:3-5 - Nuevamente Jesús enseñó que el arrepentimiento es esencial: "... si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente".

Mateo 10:32 - Este versículo enseña un paso que no está mencionado explícitamente en la "Gran Comisión", pero es mencionado aquí y en otras partes. Este paso es la confesión de Cristo. Como la fe (y el arrepentimiento), la confesión es algo que es requerido después de la conversión a través de la vida de uno, pero veremos que también es esencial antes del bautismo.

Juan 3:3-5 - "... el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios". El agua del bautismo es el único mandamiento en el Nuevo Testamento que requiere de agua, de manera que esto es a lo que claramente se hacer referencia aquí. En conformidad con la enseñanza del "Espíritu", uno debe ser bautizado para nacer de nuevo y entrar en el reino.

La enseñanza y ejemplo de Jesús también muestra que el bautismo es una completa inmersión en agua. El mismo fue bautizado por Juan "en el Jordán. Y luego, cuando 'subía del agua'" (Mr. 1:9-10). No obstante, esto no es lo que las denominaciones hacen cuando "bautizan" a las personas por medio de la aspersión o chorriamiento. De manera que aquí está otro aspecto de la voluntad de Jesús para la salvación del hombre que las sectas lo han cambiado. (Nótese Juan 3.23 - el bautismo requiere de "mucha agua").

Por tanto, acorde a la enseñanza de Jesús, para que una persona reciba el perdón de los pecados, tal persona debe escuchar el evangelio, creer, arrepentirse, confesar a Cristo, y ser bautizada (sumergida) en agua con el propósito de recibir el perdón.

B. Respuestas A Otras Preguntas

¿Cómo hace una persona para entrar a la iglesia de Jesús?

En Mateo 16:18-19, Jesús prometió que edificaría Su iglesia. En vista de que ella es Su iglesia y de que El tiene toda la autoridad sobre ella (Mat. 28:18; Ef. 1:22-23), solamente podemos entrar a ella por los medios que El ha autorizado. Nótese que El también se refiere a la iglesia intercambiablemente como el "reino". Estos son simplemente términos diferentes para la misma institución (Comp. v.18 al v.19; nótese también Col. 1:13-18).

Juan 3:3-5 - Aquellos que anhelen entrar al reino deben nacer de nuevo, de agua y del Espíritu, como ya lo hemos discutido. Jesús nunca requirió algo más que esto para entrar a Su iglesia. La iglesia es la familia o casa de Dios (1 Tim. 3:15). Nacemos de nuevo dentro de esa familia al momento del bautismo, cuando simplemente hemos obedecido todos los pasos que Jesús enseñó que debemos seguir para ser perdonados de los pecados.

Las sectas que enseñan que uno debe ser perdonado de los pecados (nacer de nuevo) y luego debe hacer algo más para entrar a la iglesia, nuevamente han cambiado el plan de Dios. El ser perdonado automáticamente lo convierte a uno en miembro de la iglesia de Jesús.

¿Puede la gente hacer esto hoy día?

Marcos 16:15-16 y Mateo 28:18-20, como ya lo hemos estudiado, declaran que el plan del evangelio que salva a los hombres (y que los hace miembros de la iglesia de Jesús), debe ser enseñado a todos en todas partes. Quien quiera hacerlo así, entonces puede obedecerlo. (Véase también Luc. 24:47). Ciertamente eso incluye a la gente de hoy.

Mateo 13:19; Lucas 8:11 - La semilla que las personas deben escuchar y obedecer para que pueda hacerlos miembros del reino de Jesús es la palabra de Dios. Esa misma palabra está al alcance de nosotros hoy porque ha sido preservada para nosotros tal como Jesús dijo que lo sería (Mat. 24:35). Podemos obedecerla, ser salvos, y de este modo convertirnos en miembros de ese reino a causa de la semilla siempre reproduce según su propio género. Siguiendo estas doctrinas o diferentes evangelios no se tendrá este resultado puesto que son diferentes semillas que producen plantas diferentes (Mat. 15:13).


II. Ejemplos de Conversión


Jesús prometió a los apóstoles que a medida que cumplieran con su responsabilidad de llevar a cabo la "Gran Comisión", sería guiados a toda la verdad por el Espíritu Santo (Juan 16:13). Como resultado, escuchar la enseñanza de los apóstoles es lo mismo que escuchar la enseñanza de Jesús (Luc. 10:16). Examinemos ahora lo que ellos enseñaron mientras llevaban a cabo la "Gran Comisión" y ver si esto confirma lo que hemos aprendido hasta aquí.

A. ¿Como Podría una Persona Ser Perdonada de los Pecados?

Los Judíos en Pentecostés (Hechos 2)

Jesús había dicho que el perdón sería predicado en Su nombre comenzando en Jerusalén (Luc. 24:47). En el día de Pentecostés en Hechos 2, el Espíritu Santo vino sobre los apóstoles y comenzaron a predicar a las multitudes allí reunidas. La predicación convenció a la gente de su culpa y preguntaron qué debían hacer acerca de su pecados (v.37). Pedro les dijo que se arrepintieran y se bautizaran "para el perdón de los pecados". Nótese nuevamente: ¿el perdón de los pecados viene antes del bautismo (como algunos grupos lo enseñan), o es una bendición que es recibida como resultado del bautismo? (v.38). Claramente estas personas eran las que estaban en pecado y se les dijo que hacer para recibir el perdón. Además, ¿por qué Pedro les dijo que se "arrepintieran"? Por tanto, el bautismo es "para perdón de pecados" - eso es, para recibir el perdón de los pecados.

Este ejemplo enseña que las personas que desean el perdón deben escuchar el evangelio, arrepentirse de los pecados, y ser bautizadas para recibir ese perdón. Nótese nuevamente que los grupos que enseñan que usted puede ser perdonado antes del bautismo, en realidad han pervertido el propósito del bautismo. Las personas a las que les ha sido enseñado y creen tal doctrina, no podrán ser bautizadas por la razón correcta (para recibir el perdón) puesto que creen que ya tienen el perdón. ¿Cómo pueden tales bautismos estar agradando a Jesús cuando son diferentes de lo que El autorizó?

El Eunuco Etíope (Hechos 8:26-39):

Felipe le predicó a este hombre acerca de Jesús (v.35). Le dijo al hombre que debía creer en Jesús antes de poder ser bautizado, por lo que el hombre confesó a Jesús y luego fue bautizado (v.36-39). Nótese otro vez que el bautismo requiere un "descender" en el agua y un "subir" del agua. Pero esto no es lo que las denominaciones modernas hacen cuando practican la aspersión o chorriamiento, de modo que han cambiado el modelo revelado por Jesús.

Saulo de Tarso (Hechos 9:1-19; 22:3-16):

Saulo era un Judío incrédulo que persiguió a los Cristianos. En el camino a Damasco, Jesús se apareció a Saulo y le convenció de que creyera en El. Saulo entró luego a la ciudad para que le dijera lo que Jesús quería que hiciera. Ananías vino donde él estaba y le mando a Saulo que se bautizara y lavara sus pecados. Nuevamente preguntamos: ¿Fueron lavados los pecados antes del bautismo como resultado de él? Claramente, Saulo había hecho todas las cosas que las sectas dicen que debe ser hecho para ser perdonado antes de que llegara Ananías. Creyó en Jesús y estaba deseando cambiar su vida. Aún había estado orando, aunque nadie se lo dijo (9:9-11). Pero aún estaba en pecado hasta que fue bautizado. Por tanto, es en el bautismo, no antes, que los pecados son lavados por la sangre de Jesús (Comp. Ap. 1:5).

Estos ejemplos confirman exactamente lo que aprendimos de la enseñanza personal de Jesús. La gente debe oír, creer, arrepentirse, confesar, y ser bautizada para recibir el perdón de los pecados.

B. Respuestas a Otras Preguntas

¿Cómo hace una persona para entrar a la iglesia de Jesús?

Hechos 2:47 - A medida que las personas eran salvas (por medio de arrepentirse y ser bautizadas), el Señor las añadía a Su iglesia. Nuevamente vemos que no hay que hacer nada más, después de que uno fue salvo para entrar a la iglesia. La iglesia es simplemente el cuerpo de todas las personas salvas, y las personas que son salvas son colocadas automáticamente en la iglesia por Jesús. No hubo requerimientos de pagar una cierta cantidad de dinero o de que hubiera una votación. Tales prácticas son perversiones sectarias del plan de Jesús.

Hechos 20:28 - La iglesia es el cuerpo de personas que han sido compradas con la sangre de Jesús. Se sigue que, una persona que ha recibido la limpieza de sus pecados por medio de la sangre de Jesús, de este mismo modo le pertenece a Jesús - eso y únicamente eso es lo que una persona debe hacer para entrar a la iglesia.

¿Pueden las personas hacer esto hoy?

Hechos 2:39 - Las promesas que estamos discutiendo son para todas las personas, incluyendo las últimas generaciones, a todos los que el Señor llamare (por medio del evangelio - 2 Tes. 2:14). Ciertamente esto incluye a las personas de hoy que escuchan el verdadero evangelio.

Hechos 10:34-35 - Dios no hace acepción de personas, pero en toda nación quien le teme y obedece le es aceptable. Puesto que el mismo sistema de justificación se aplica hoy tal como se hizo en el primer siglo, si Dios no nos salva como lo hizo con ellos, entonces haría acepción de personas. Pero no lo hace, de modo que podemos ser salvos como ellos fueron, y entrar a la iglesia de Jesús.

Nuestra examinación de los ejemplos de conversión del Nuevo Testamento han confirmado las conclusiones a las que nos hemos acercado basados en la enseñanza personal de Jesús.


III. La Enseñanza de las Epístolas


Los hombres inspirados, guiados por el Espíritu Santo, escribieron muchas cartas a las personas que habían obedecido a las condiciones para el perdón y la entrada a la iglesia. En estas epístolas podemos encontrar también mucha información útil acerca de las preguntas que estamos estudiando. Veamos si ellas también confirman lo que hemos aprendido.

A. ¿Como Puede una Persona Ser Perdonada de los Pecados?

Nótese la enseñanza de las epístolas con respecto a cada uno de los pasos que hemos aprendido.

Oír el evangelio:

Rom. 1:16; 10:17 - El evangelio es el poder de Dios para salvación a aquellos que creen. Pero para creer, uno primero debe oír la palabra.

Creer al evangelio:

Heb. 11:6 - Sin fe es imposible agradar a Dios. Para acercarnos a El, debemos creer que existe y que es galardonador de los que le buscan. (Nótese otra vez Rom. 1:16; Gál. 5:6; etc.).

Arrepentirse de los pecados:

2 Pedro 3:9 - Dios no quiere que nadie pereza, sino que todos vengan al arrepentimiento.

Confesar a Cristo:

Rom. 10:9-10 - Para ser salvos, debemos creer en nuestros corazones y confesar al Señor Jesús con la boca.

Ser bautizado:

Rom. 6:3-4 - Debemos ser bautizados en Cristo. Muchos pasajes muestran que no podemos ser salvos a no ser que estemos en Cristo (Ef. 1:3-7; 1 Juan 5:11; y Sigs.; Rom. 8:1; 2 Tim. 1:10; etc.). Pero debemos ser bautizados para llegar a estar en Cristo y obtener esta salvación. También, somos bautizados en la muerte de Cristo. Pero otra vez sabemos que la muerte de Jesús es la que nos salva del pecado, nos limpia y perdona. Esto sucede cuando somos bautizados acorde a este pasaje, no antes o sin el bautismo.

Nótese también que el bautismo es una "sepultura". Este describe la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. Cuando Cristo fue sepultado y resucitó, estaba rodeado completamente de tierra y luego se levantó de la tierra. Del mismo modo, la "sepultura" y "resurrección" del bautismo requiere de una completa inmersión en el agua. (Comp. Col. 2:12). La palabra Griega original traducida "bautismo" en el Nuevo Testamento lleva el significado de "sumergir, hundir, zambullir", tal como puede ser visto por medio de examinar la porción derivada de la lista para "bautismo" en cualquier diccionario moderno.

1 Pedro 3:21 - "El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva". No es acerca del lavado de la suciedad física que estamos hablando, sino de los beneficios de la resurrección de Jesús los cuales recibimos cuando somos bautizados. El poder no está en el agua, sino en Jesús. No obstante, El aplica ese poder en nosotros cuando somos bautizados (Comp. 2 Rey. 5:9-14).

Estudiando la enseñanza de Jesús, los ejemplos de conversión, y la enseñanza de las epístolas, todo ello nos ha dado un modelo completo y compatible revelando lo que una persona debe hacer para ser perdonada de los pecados. Debe oír y creer al evangelio, arrepentirse de los pecados, confesar a Cristo y ser bautizado (sumergido) en agua con el propósito de recibir el perdón de los pecados por medio de la sangre de Jesús. Esto es lo que Jesús ha mandado, y no aceptará lo que contradiga lo que El ha dicho (Mat. 15:9,13-14; Gál. 1:8-9; 2 Juan 9; etc.).

B. Respuestas a Otras Preguntas

¿Cómo hace una persona para entrar a la iglesia de Jesús?

1 Cor. 12:13 - En conformidad con las enseñanzas del Espíritu Santo, todos entramos al cuerpo (la iglesia - Ef. 1:22-23) por medio de ser bautizados. Por tanto, el bautismo no es solo el momento en el que somos perdonados de los pecados, sino que es también el mismísimo momento en el que entramos a la iglesia (Comp. Juan 3:5).

Efesios 5:23,25 - La iglesia es sencillamente el cuerpo de personas que han sido salvadas por Cristo - el pueblo por quien se dio a Sí mismo cuando murió en la cruz. De manera que estando en la iglesia y recibiendo el perdón de los pecados no son dos cosas diferentes, como algunos piensan. Sencillamente son dos formas de decir la misma cosa. Cuando recibimos el perdón por medio de obedecer a las condiciones que ya hemos mencionado, entonces estamos inmediata y automáticamente en la iglesia, porque la iglesia es sencillamente el grupo de personas que han recibido ese perdón.

¿Puede la gente hacer esto hoy?

Rom. 1:16; 2:11 - El evangelio es el poder de Dios para salvar a cualquiera que crea. El no hace acepción de personas.

Tito 2:11-12 - La gracia de Dios que trae salvación ha aparecido a todos los hombres.

1 Pedro 1:22-25 - Nacemos de nuevo (perdonados de los pecado y hechos miembros de la familia de Dios, la iglesia) por el poder de la palabra de Dios que es la simiente incorruptible. Esta simiente siempre estará aquí para hacer este trabajo porque vive y permanece para siempre. Puesto que la semilla se reproduce según su género (Gál. 6:7), producirá el mismo resultado hoy día como lo hizo en el primer siglo.

La enseñanza personal de Jesús, los ejemplos de conversión, y todas las epístolas prueban consecuentemente los mismos hechos. Cuando una persona oye, cree, se arrepiente, confiesa, y es bautizada, entonces es perdonada de los pecados por la sangre de Jesús y la convierte en miembro de la iglesia de Jesús, el cuerpo de todas las personas salvas. El proceso funciona en cualquier tiempo y en cualquier lugar, incluyendo hoy, porque el poder está en la simiente y ella siempre produce la misma clase de fruto tal como lo hizo en el primer siglo cuando se plantó en los corazones receptivos.

Conclusión

Aún queda una pregunta. ¿Puede ser perdonada una persona y entrar a la iglesia de Jesús (como hemos visto que enseña la Biblia que se debe hacer) sin llegar a formar parte de alguna secta inventada por el hombre? ¡La respuesta no es solamente que podemos, sino que debemos! No debemos llegar a formar parte de alguna secta hecha por el hombre por las siguientes razones:

(1) Hemos visto que ellas han cambiado la voluntad de Cristo en muchos puntos. A menudo enseñan que usted puede ser salvo sin el bautismo o ser salvos por "fe sola". De esta manera cambian y pervierten el propósito del bautismo. También asperjan o arrojan agua en el bautismo, y la mayoría bautizan bebés. Todo esto contradice enteramente lo que Jesús requiere que nosotros hagamos. Si obedecemos lo que estos grupos enseñan, aún no hemos hecho lo que Jesús dice que debemos hacer para ser ¡perdonados de los pecados!

(2) Estos grupos admiten que para entrar a sus sectas, usted debe hacer algo diferente a lo que debe hacer para ser perdonado de los pecados. Esto quiere decir que puede ser salvo de los pecados y destinado a la vida eterna sin llegar parte de alguna de tales sectas. Esto convierte a la secta en innecesaria para la salvación - de manera que ¿para qué convertirse en parte de ella? Por la propia admisión de ellos, usted puede ser salvo fuera de estas sectas. Pero hemos visto que no puede ser salvo fuera de la iglesia de Jesús. En efecto, siendo salvo de los pecados lo convierte en parte de la iglesia de Jesús. Puede ser salvo fuera de las sectas, pero no puede ser salvo fuera de la iglesia de Jesús. Por tanto, por medio de sus propias enseñanzas, estas ¡sectas no son la iglesia de Jesús!

(3) En el primer siglo, cuando la gente simplemente obedecía al evangelio, no llegaron a formar parte de algunas de las sectas modernas. ¿De cuál de ellas fueron miembros Pedro, Pablo, Timoteo, Lidia? De ninguna. Tales sectas no existieron en el primer siglo y todo estudiante de la Biblia sabe esto. La sola obediencia al evangelio convierte a las personas en miembros de la iglesia de Jesús, pero no miembros de alguna secta. Esto quiere decir que las sectas son de origen humano y están basadas en la enseñanza de doctrinas humanas que no se encuentran en la palabra de Dios. Esto, como lo hemos visto, viola muchas escrituras. No podemos agradar a Dios si tenemos comunión con tales grupos que enseñan y practican doctrinas hechas por el hombre (2 Juan 9-11; 2 Cor. 6:14-17; Gál. 1:8-9; Mat. 15:9,13 y Sigs.).

(4) El sectarismo, por medio de su verdadera naturaleza, constituye división, contrario a la palabra de Dios (Juan 17:20-21; 1 Cor. 1:10-13; Ef. 4:3-6). Nosotros mismos nos equivocamos si intentamos justificar la existencia de estos grupos o formamos parte de un grupo justifica o excusa la existencia de muchos y diferentes grupos.

Si, usted puede ser perdonado de sus pecados y convertirse en miembro de la iglesia de Jesús, la cual no es una secta. Cuando es perdonado, Cristo lo añade a Su única y verdadera iglesia, y luego debe trabajar y adorar con fidelidad en la iglesia local la cual trabaja y funciona en conformidad con las Escrituras, independientemente de toda organización sectaria centralizada. Pero para hacer esto, usted debe seguir solamente la simiente pura de la palabra de Dios, no cualquier doctrina hecha por el hombre. Para encontrar ayuda en hacer esto, contacte a las personas que le dieron este tratado.

 Versión al Español Por: Jaime Restrepo M.

(c) Copyright 1983, 2003, David E. Pratte

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Utilice su botón "trasero" para volver a la página anterior.

Vuelva a nuestro casero página para otros artículos del estudio de la Biblia en español.

Haga un 'clic' para ver los estudios de la Biblia en ingles (the Gospel Way).

Exit this site.

Scripture quotations are generally translated from the New King James Version (NKJV), copyright 1982, 1988 by Thomas Nelson, Inc. used by permission. All rights reserved.