Click for Gospel Way home page

¿Por Qué Un Cristiano Debería Casarse Con Otro Fiel Cristiano?


Por: David Pratte

Dios ordenó el matrimonio como un arreglo para toda la vida (Rom. 7:2-3). Aún así muchos matrimonios terminan en el divorcio, y muchos que moran juntos no son felices. Una razón para esto es que muchos se casan con quien no es bien compatible; difieren en tantas cosas que el conflicto es inevitable.

Para el Cristiano, el área de la vida para la cual la armonía marital es más importante es el tema espiritual. Si usted realmente quiere permanecer como Cristiano fiel, es vital que se case únicamente con un Cristiano(a) fiel y verdadero. Las estadísticas confirman que el desacuerdo religioso es una de las causas comunes de problemas en el matrimonio, y la fortaleza que usted sienta acerca de la religión, lo más probable es que tenga problemas si están en desacuerdo. Esto debería ser de especial incumbencia para los miembros de la Iglesia de Jesucristo, en cuanto a que servir a Dios debe ser la cosa más importante en la vida para nosotros.

Hay al menos cuatro peligros principales que usted ha de enfrentar si se casa con alguien que no es Cristiano(a): (1) los conflictos podrían llevarlo a la infelicidad y aún al divorcio; (2) su compañero(a) podría perderse eternamente; (3) uno o más de sus hijos podrían perderse eternamente; (4) usted mismo podría volverse infiel y perderse eternamente (Deut. 7:3-4; Neh. 13:23-27). Al Jennings estudió 49 casos en los que miembros de la iglesia se casaron con no miembros. Eventualmente, 28 de los miembros se volvieron infieles (por encima del 57%). De los Cristianos que en tales casos permanecen fieles, si les pregunta, casi cada uno de ellos le aconsejará que se case con un Cristiano(a) fiel.

El propósito de este estudio es considerar algunos de los problemas en los "matrimonios mixtos," con el propósito de estimular a la gente joven a casarse con Cristianos(as) fieles. Nótese: no es nuestro propósito tratar aquí específicamente con la conclusión de si los matrimonios mixtos son pecaminosos, sino el de mostrar por qué son ciertamente peligrosos y por tanto, que de una manera sabia e inteligente los jóvenes lo eviten. Casi todos los matrimonios de esta naturaleza experimentarán algunos o todos los problemas a continuación, en un grado mayor o menor:


Problema #1: Usted Puede Ser Obstaculizado en Su Adoración


Uno de los propósitos más importantes del matrimonio es la compañía -- compartiendo sus metas e intereses (Gén. 2:18). Pero si se casa con alguien que no es Cristiano, entonces no estará participando con él (o ella) en las áreas más importantes de tu vida; tu servicio a Dios.

Asistiendo a las Reuniones de la Iglesia

Los Cristianos fieles quieren adorar a Dios, especialmente por medio de asistir a las reuniones de adoración pública (Jn. 4:23-24; Heb. 10:24-25). La adoración en las reuniones debe ser de lo más importante y para la unificación de las actividades de la familia. Cuando ambos compañeros son Cristianos, pueden comulgar conjuntamente en los himnos, la oración la Cena del Señor, etc. Se fortalecen, animan, y edifican uno al otro.

Pero si usted no está casado(a) con un Cristiano, su compañera(o) podría no asistir con usted. Más malo aún, él o ella podría asistir a una secta la cual es contraria a la voluntad de Dios. Su compañero(a) aún podría oponerse activamente a su asistencia. Se de alguien que tiene obstáculos con las llaves del carro o se lo llevan antes de los servicios. Podría irritarse, deprimirse, o aún golpear físicamente al Cristiano con respecto a la asistencia. Podría querer que usted vaya a cualquier otra parte con él. Podría estipular que no asista mientras él viaja, o aún podría decidir trasladarse a otra ciudad en donde no haya una iglesia fiel. Las promesas hechas acerca de estos puntos antes del matrimonio podrían más tarde significar nada o cuando su corazón empiece a endurecerse con el evangelio. Casi todo predicador puede hablarle de muchos casos como este.

Aun si su compañero(a) no asiste con usted, usted aún carece de la unidad y apoyo que necesita porque sabe que él o ella no agrada a Dios. Su adoración aún es inaceptable en tanto que él permanezca fuera de Cristo (1 Cor. 10:16-17; Pr. 15:8,29). Todos ustedes pueden esperanzarse en que la predicación del evangelio los conduzca a su conversión.

En la Oración

Los Cristianos deben orar a Dios siempre, y deben orar los unos por los otros (1 Tes. 5:17; Stg. 5:16). Pero si su compañero(a) no es Cristiano, no puede orar por usted o con usted porque Dios no oye o contesta su oración (Pr. 28:9; 1 Jn. 3:22; Stg. 5:16). Su compañero(a) puede ridiculizarlo por sus oraciones. ¿Realmente quiere vivir con la carga diaria de saber que las oraciones de la persona amada aquí en la tierra por usted, son una abominación a los ojos de Dios?

El Estudio Bíblico

Las parejas Cristianas pueden discutir y estudiar los principios Bíblicos juntos, y animarse el uno al otro con las palabras de Dios cuando se enfrenten a los problemas, desánimos o discusiones espirituales (Heb. 3:13; 1 Tes. 5:11). Pero un compañero(a) que no es Cristiano podría no desear estudiar en absoluto. Sus discusiones son parecidas a llevar argumentos a la contienda en lugar del fortalecimiento y la unidad.

En todos estos aspectos de la adoración, en lugar de ser un originador de fortalecimiento mutuo, su compañía podría llegar a ser un obstáculo de desaliento. Exactamente este es el problema que produce la infelicidad en muchos matrimonios mixtos y aún podría desanimar al Cristiano hasta el grado de abandonar el servicio a Dios o empezar a comprometerse y participar en el pecado con su compañero(a). ¿Para qué colocarse en esta posición si puede evitarlo?


Problema #2: Usted Puede Ser Obstaculizado en la Enseñanza


Los Cristianos quieren participar con otros el mensaje de salvación a través de Cristo. Hemos recibido a través de El las más grandes bendiciones en la tierra, y tenemos la obligación de decirle a otros como pueden recibirlas también (Hch. 8:4; Heb. 5:12). Las parejas de Cristianos trabajan conjuntamente en esto, invitando a los amigos a discutir temas religiosos, a estudiar la Biblia, etc. Pueden hablar juntos y participar con ideas la mejor la enseñanza.

Pero si su compañero(a) no es Cristiano, podría oponerse a sus esfuerzos de enseñarle a sus amigos. Podría pensar que usted es un "fanático" y que no puede "hablarle a otros de religión". Podría oponerse a que invite a otros a su casa para estudiar, y podría resentirse por el tiempo que usted gasta en la enseñanza en lugar de hacer lo que él quiere que haga. Abiertamente podría contradecirla cuando trate de enseñar, y ciertamente obstaculizará su enseñanza por medio de su ejemplo. Nuevamente, él es un originador de desaliento en lugar de ser una ayuda. ¿Realmente quiere enfrentarse a esto por el resto de su vida?


Problema #3: Su Compañero(a) Podría No Obedecer la Enseñanza Bíblica Acerca del Matrimonio


En la mayoría de los matrimonios la infelicidad viene a causa de que no se siguen los principios Bíblicos acerca del matrimonio. Si se casa con un Cristiano, es más probable que él obedezca a la Biblia. Claro está que no hay garantía, sobre este o cualquier otro punto que discutamos, de que un Cristiano permanecerá fiel. Pero si usted se casa con alguien que no es Cristiano, no tiene ninguna razón desde el mismo comienzo de esperar que él obedezca a la palabra de Dios.

El marido debe amar a su mujer - Ef. 5:25-30. Si usted se casa con un hombre Cristiano, él usará su autoridad para el bien de la familia, y no simplemente para agradarse a sí mismo. Deberá estar verdaderamente interesado acerca del bienestar suyo y de cada miembro de la familia. Si se vuelve negligente, usted puede apelar a él sobre la base de la enseñanza Bíblica. Pero si no es Cristiano, usted deberá someterse a él (1 Ped. 3:1-6); pero si él actúa con egoísmo en lugar de con amor, ¿qué usará usted para motivarlo a que cambié?

La esposa debe estar sujeta a su marido - Ef. 5:22-24. Una esposa Cristiana deberá respetar a la cabeza. Si falla, usted puede usar las Escrituras como base para resolver el problema. Pero si ella no es Cristiana, es más probable que se rebele, y si lo hace así, ¿cómo la motivará para que le obedezca?

En todas las áreas de su relación, un compañero Cristiano deberá actuar con amor, tratando a los otros miembros de la familia en la forma que desea ser tratado (Mat. 7:12). Esto aún incluye la relación sexual (1 Cor. 7:2-5). Pero si su compañero no es Cristiano, y puesto que usted sabe que él no está obedeciendo a la Biblia, ¿qué derecho tiene para esperar que él siga lo que se dice acerca del matrimonio? ¿Realmente quiere arriesgarse a estos peligros cuando se case?


Problema #4: Puede Tener Conflictos con Respecto a la Moralidad


Las parejas Cristianas tienen un patrón (modelo) común por medio del cual determinan sus creencias y prácticas morales, la Biblia (2 Tim. 3:16-17; Sal. 119:105). Estarán de acuerdo en muchas áreas aún antes del matrimonio. Si se presenta una pregunta, podrán resolverla sobre la base de la Biblia.

Pero si usted se casa con uno que no es Cristiano, él podría tener (o desarrollar) hábitos que usted rechaza. ¿Puede vivir día a día por el resto de su vida con alguien que beba licor, fume, use lenguaje blasfemo, diga chanzas sucias, juegue (apostar), mire espectáculos sucios en la TV, se coloque vestidos sugestivos en público, traiga pornografía a la casa, use drogas, etc.? Esto podría parecer como "cosas pequeñas" antes del matrimonio, pero el contacto diario con ellas estará irritando extremadamente a un Cristiano fiel. Peor aún, usted podría ser tentado a comprometerse y participar en estas prácticas.

Usted podría pensar que cambiará a su compañero después que se hayan casado. Pero realmente es temeroso casarse, ¿sabiendo que no le gusta la forma como es él? La mayoría de la gente que espera cambiar a su compañero, falla en lograrlo. En el estudio de Jennings de los 49 casos de matrimonios mixtos, sólo 9 no miembros se convirtieron y se hicieron Cristianos. Pero recuerde, 28 de los Cristianos se volvieron infieles. Es mucho más probable que el pecador convierta al Cristiano y no que ocurra lo contrario. Si su compañero necesita cambiar, permítale cambiar -- y dese el tiempo suficiente para asegurarse de que él ha cambiado -- antes de llegar al compromiso del matrimonio.


Problema #5: Usted Podría Tener Problemas con los Amigos y Cuñados


Los Cristianos comprendemos que nuestras asociaciones, especialmente nuestras compañías más cercanas, tienen una mayor influencia sobre la clase de vida que llevamos. Las malas compañías pueden corromper nuestra moral (1 Cor. 15:33). "El que anda con sabios, sabio será; mas el que se junta con necios será quebrantado" (Pr. 13:20). Cuando usted se case heredará la compañía de su familia y amigos. Si se casa con un Cristiano fiel, sus amigos más cercanos serán Cristianos y gente de buena moral. Tendrá mucho en común con ellos y se beneficiará al asociarse con ellos.

Si se casa con uno que no es Cristiano, mientras sus amigos más cercanos son Cristianos, los de él no serán Cristianos. Antes de casarse con una persona, necesita considerar que tan bien la irá con sus parientes y amigos. ¿Sus cuñados se opondrán a sus creencias religiosas y tratarán de influenciar a su compañero(a) para que se oponga a usted? ¿Insistirán en que su hijo se levante acorde a las creencias de ellos? ¿Qué harán los amigos de su compañero y los cuñados cuando trate de enseñarle a sus hijos el evangelio? ¿Son ellos la clase de personas que usted quiere que los estén visitando frecuentemente, especialmente después de tener hijos? Necesita considerar estas preguntas seriamente antes de casarse, en lugar de aprenderlas demasiado tarde cuando ya tenga una carga intolerable.

Escuchamos muchas bromas acerca de la gente que no puede con su suegra. Este puede ser un verdadero problema. Pero su mayor problema puede estar con su suegro, eso es, su suegro espiritual. Si usted se casa con uno que no es Cristiano, se está casando con un hijo del diablo (Jn. 8:31-44), ¡y ciertamente tendrá problemas con su suegro!


Problema #6: Puede Tener Conflictos con el Dinero


Esta es otra área de problema común en las familias. Los Cristianos tienen metas comunes para su dinero; esto ayuda a evitar muchos conflictos potenciales. Los Cristianos están de acuerdo en dar generosamente a la iglesia (2 Cor. 9:6-7), en cuidar por su familia y los parientes necesitados (1 Tim. 5:8), y en pagar sus deudas (Rom. 13:7). Están de acuerdo en que el esposo tiene la obligación primaria de proveer para las necesidades de la familia, mientras que la esposa cuida la casa y los niños (1 Tim. 5:8,14; Tito 2:4-5).

Pero si se casa con un no Cristiano, puede encontrarse con que él tiene otros fines para las finanzas de la familia, haciendo caso omiso a lo que pudo haber prometido antes de casarse. ¿Qué hará usted si él se indigna por sus contribuciones a la iglesia? ¿Qué si el quiere ofrendar a una secta, a un Fondo Unido, o a otra organización de caridad censurable (2 Jn. 9-11; Ef. 5:11)? ¿Qué hará si él comienza a descuidar las necesidades de la familia y empieza a apostar o a comprar licor y cigarrillos? ¿Qué si no quiere pagar las deudas de la familia? ¿Qué si él quiere que la esposa envié a sus hijos a una cuidadora de niños para que ella pueda producir dinero cuando realmente lo que necesita es estar en casa cuidando la familia?

Estos problemas necesitan ser resueltos antes del matrimonio, y la forma segura de resolverlos es estando seguro de que se va a casar con uno que es verdaderamente un Cristiano fiel y que ha demostrado su fidelidad por el ejemplo del pasado.


Problema #7: Puede Tener Conflictos en la Crianza de los Hijos


Casi todos los problemas que ya hemos discutido se aumentan aún más cuando llegan los hijos. Los Cristianos tienen una base para concordar en los principios más importantes de la crianza de los hijos, pero usted puede tener mayores desacuerdos si se casa con uno que no sea Cristiano. La crianza de los hijos es bastante difícil en nuestra sociedad cuando los padres trabajan juntos. Cuando ustedes están en desacuerdo frecuentemente, esto puede ser un asesinato, ¡especialmente espiritual!

La Instrucción Religiosa

Los Cristianos estarán de acuerdo en instruir a los hijos "en la disciplina y amonestación del Señor" (Ef. 6:4), y por tanto traerán a los hijos a todas las reuniones de la iglesia (Heb. 10:25; Gén. 18:19). Tendrán un estudio regular de la Biblia y lo discutirán con sus hijos (Deut. 6:4-9).

Si se casa con un no Cristiano, su compañero puede desanimar a sus hijos en cuanto al estudio de la Biblia, asistir a los servicios, o de convertirse en Cristianos. Aún puede insistir en que los hijos vayan con él a una iglesia falsa o aprender doctrinas falsas. Podría excusar a los hijos cuando usted trate de enseñarles sobre el asistir a la iglesia en lugar de quedarse jugando balón, etc. En cualquier caso, el ejemplo de él ciertamente impedirá que sus hijos decidan servir a Dios. Como Cristiano, usted no sólo tiene que ayudar en la instrucción espiritual de los hijos, tiene que vencer la mala influencia y enseñanza de su compañero(a).

La Instrucción Moral y la Disciplina

Los padres Cristianos tienen un modelo para ponerse de acuerdo sobre que principios morales enseñarán a sus hijos. También concordarán en que deben practicar firme y consistentemente el amor, la corrección para motivar a los hijos a obedecer, como lo enseña la Biblia (Pr. 13:24; Heb. 12:5-11).

¿Pero qué sucederá si su compañero(a) no es Cristiano? ¿Qué hará si él permite que el hijo beba licor, use drogas, fume, apueste, se vista inmodestamente, use palabras blasfemas, vaya a bailes, vaya a fiestas o lugares aislados, viaje con gente mala, comparta un cuarto con una persona del sexo opuesto? ¿Qué si él o ella vive esta clase de vida como un ejemplo delante de sus hijos, o simplemente rehúsa y le da la espalda cuando usted trata de corregir al hijo en estos temas? ¿Qué hará usted si él rehúsa castigar a los hijos cuando lo necesitan? ¿Qué si discute con usted cuando trata de disciplinar a los hijos?

La cooperación firme entre los padres es vital para la adecuada instrucción de los hijos. Si uno de sus hijos se pierde eternamente a causa de su matrimonio con alguien que no es Cristiano(a), entonces, ¿piensa usted que hizo la elección correcta?

Conclusión

Un Cristiano, por encima de todo, debe estar decidido a agradar a Dios y a buscar primeramente Su reino (Mat. 6:33; Rom. 12:1-2). Esto es difícil pero lo mejor. ¿Para qué entrar en una relación matrimonial sabiendo que a menos que él o ella se arrepienta, la persona a quien usted ama sobre todas las demás en la tierra está destinada a gastar la eternidad en el infierno con el diablo, y que puede llevársela a usted y/o uno o más de sus hijos con él? Pero aún si usted y todos sus hijos, y eventualmente aún su compañero, son todos salvos, cuando considere todas las luchas, contiendas y penalidades que se presentaron, ¿no hubiera sido mejor haber comenzado casándose con un Cristiano?

Basado en los puntos que hemos considerado, aquí están algunos buenos consejos para la gente joven y sus padres:

1. Como padre comience desde los años de juventud de sus hijos a inculcarles la importancia de casarse con un Cristiano(a) fiel. ¡No espere hasta que estén comprometidos o locamente enamorados!

2. Como persona joven, haga un firme acuerdo de que nunca se casará, comprometerá o fijará románticamente de una manera seria el alguien que no sea sino un Cristiano fiel. Si aún tiene citas con aquellos que no son Cristianos, mantenga una relación casual y totalmente sin compromiso hasta que se les haya enseñado el evangelio. Si está dispuesto a recibirlo, deje que lo obedezca antes de hacer algún arreglo con respecto a casarse. Si no obedeciera, rompa la relación. (Pero no le diga que no se casaría con él a menos que se bautizara, de otra manera podría hacerlo para agradarla en lugar de a Dios).

3. Siempre enseñe diligentemente el evangelio a todos sus amigos. Esto salvará almas y también hará más Cristianos jóvenes para que usted (y otros Cristianos) escojan de entre ellos. Si tiene citas con no Cristianos, centre sus citas alrededor de las cosas espirituales: asistir a los servicios de adoración, estudiar la Biblia, etc. Esto le dirá muy en el principio de la relación cuál será su reacción al evangelio. Nunca esté de acuerdo en omitir los servicios de la iglesia del Señor para asistir una secta con ellos. Esto no sólo es un pecado (Heb. 10:25; 2 Jn. 9-11); Ef. 5:11), también los lleva a pensar que usted no tiene fuertes convicciones.

4. No se apresure demasiado para casarse. No rebaje su patrón simplemente "para encontrar a alguien" para casarse porque los demás se estén casando. Sea paciente y ore a Dios con respecto a esto (Mat. 6:8; Rom. 8:28). Si se casa más tarde, o aún si nunca se casa, esto sería mejor que un matrimonio infeliz, y ciertamente mejor que perder su alma o la de sus hijos. Un anciano cuya hija se había casado fuera de la iglesia, dijo: "Visitaría cada congregación del país buscando a una Cristiana para casarme antes de casarme con alguien que no fuera Cristiano".

Ciertamente, las malas compañías corrompen las buenas costumbres (1 Cor. 15:33). Entonces ¿para qué poner en peligro su alma escogiendo tal acompañante como compañero de matrimonio?

Versión al Español Por: Jaime Restrepo M., A.A. 1254, Manizales (Caldas), Colombia, S.A.

(c) Copyright 2000, 2002, David E. Pratte

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Utilice su botón "trasero" para volver a la página anterior.

Vuelva a nuestro casero página para otros artículos del estudio de la Biblia en español.

Haga un 'clic' para ver los estudios de la Biblia en ingles (the Gospel Way).

Exit this site.

Scripture quotations are generally translated from the New King James Version (NKJV), copyright 1982, 1988 by Thomas Nelson, Inc. used by permission. All rights reserved.