Click for Gospel Way home page

La Homosexualidad

¿Un Estilo de Vida Alternativo o Un Estilo de Vida Inmoral?


Por: David Pratte

La homosexualidad es tan moderna como el periódico de hoy y tan vieja como la antigua historia. La homosexualidad ha sido practicada por algunas personas en todos los siglos, pero ha sido común especialmente en ciertas sociedades. En la Grecia antigua, muchos grandes líderes, incluyendo a Sócrates y Platón, eran aparentemente homosexuales, como lo fueron muchos emperadores Romanos. ¿Qué acerca de nuestra sociedad?

Ha sido estimado que hay ocho o diez millones de homosexuales practicantes en los Estados Unidos (io sea uno de cada 20 personas!).

El movimiento de liberación Gay se ha convertido en una fuerza poderosa, demandando derechos civiles para los homosexuales y las lesbianas como aquellos que se complacen por la validez en grupos minoritarios, incluyendo el derecho a que se enseñe en las escuelas, formas matrimoniales, y la adopción de niños.

Muchos líderes religiosos enseñan que la homosexualidad es simplemente un "estilo de vida alternativo", el cual no es más malo que la heterosexualidad. Algunas denominaciones aceptan a homosexuales practicantes como miembros y aún como predicadores y oficiales. En adición, los homosexuales tienen su propia denominación, la Iglesia Metropolitana, con cientos de congregaciones locales y miles de miembros.

Las escuelas públicas discuten frecuentemente la homosexualidad, presentándola, no como inmoralidad, sino solamente como una forma alternativa de expresar la sexualidad.

Hay mucha evidencia de que la homosexualidad, como el juego de azar, las drogas y la pornografía, incita a actos criminales en la vida de muchas personas (pero no de todas) que la practican. No es extraño para los homosexuales seducir o aún violar a la gente joven. Algunos homosexuales promueven la pornografía u operan círculos de prostitución, usando a los jóvenes. Recuerde que, a diferencia de la heterosexualidad, los homosexuales no se pueden reproducir; por lo que para satisfacer su lascivia, algunos homosexuales deben encontrar nuevos "reclutas".

(Nota: En la preparación de este estudio, encontré mucha información provechosa, especialmente para las secciones 2 y 3, en el libro de Tim LaHaye, Los Homosexuales Infelices).

Por favor considere las siguientes preguntas importantes acerca de la homosexualidad.


Pregunta 1: ¿Es la Homosexualidad Moral o Inmoral?


Esta es la pregunta más básica que debemos considerar, porque la respuesta a esta pregunta influirá en nuestras respuestas casi con todas las otras preguntas. En vista de que la Biblia es la única guía inspirada que tenemos, y puesto que es para el mundo la más alta autoridad con respecto a lo moral, veamos lo que dice acerca de la homosexualidad (2 Tim. 3:16-17).

La Enseñanza del Antiguo Testamento Acerca de la Homosexualidad

Génesis 19:1-11 - Dos hombres (realmente ángeles) visitaron Sodoma y se detuvieron en la casa de Lot. Los hombres de la ciudad vinieron e insistieron para que Lot hiciera salir a los visitantes y así poder "conocerlos" (v.5). El contexto demuestra que esta antigua definición de "conocer" significa "tener trato sexual" (Random House College Dictionary). Ciertamente no significa simplemente tener un conocimiento mutuo, por lo que Lot no se habría referido a eso como "maldad" (v.7). La Versión Dios Habla Hoy dice, "queremos acostarnos con ellos", la Santa Biblia de Ediciones Paulinas dice, "para que abusemos de ellos" (v.5). La palabra es usada en la misma forma en el v.8, donde Lot dice que sus hijas no han "conocido varón", claramente refiriéndose al conocimiento carnal o sexual. Esto en cualquier otra parte es descrito como un hombre "acostándose" con una mujer para que ella "conciba" (Gén. 34:7; Deut. 22:22; Núm. 31:17-18,35; Gén. 4:1,17,25; Mat. 1:23,25; Luc. 1:27,34; etc.). Claramente entonces, los hombres de Sodoma deseaban tener trato homosexual con los visitantes de Lot.

La vileza de tal conducta es evidente aquí y en cualquier otra parte. Sodoma era distinguida por su maldad (Gén. 13:13; 18:20). En Gén. 19:7, Lot se refiere a este deseo por la homosexualidad como "maldad". A causa de esto, Dios determinó destruir la ciudad (19:12-28). La gente que piensa que Dios ha cambiado Su pensamiento sobre la homosexualidad únicamente está embaucándose a sí misma. 2 Pedro 2:6-8 describe a estas personas de Sodoma como "impíos", "malvados", "inicuos". Sodoma es la ciudad aquí expresada como un ejemplo para probar que Dios castigará a la gente malvada que no se arrepienta (Comp. Judas 7).

Levítico 18:22-23; 20:13,15-16 - Un hombre acostándose con otro hombre (o con un animal) era una abominación, y ambos debían ser muertos. Otra vez el término "echarse" aquí tiene el antiguo significado de "tener trato sexual con" (Random House College Dictionary). Esto se aclara por la expresión "si alguno se ayuntare con varón como con mujer". Otros pasajes muestran que estas palabras se refieren al "acostarse carnalmente" de tal manera que, cuando se hace entre un hombre y una mujer, la mujer puede concebir (Gén. 30:14-17; 39:7-14; Núm. 15:13; etc.). Claramente la referencia es al trato sexual. Cuando se hacía entre las personas del mismo sexo, esto era una abominación digna de muerte. (Otros pasajes para considerar son Deut. 23:17-18; 1 Reyes 14:24; 15:12; 22:47; 2 Rey. 23:7).

La Enseñanza del Nuevo Testamento Acerca de la Homosexualidad

Alguna gente declara que la homosexualidad no es condenada ya mas porque el Nuevo Testamento es una ley de libertad, diferente de la ley del Antiguo Testamento. Pero la libertad del Nuevo Testamento no es libertinaje (Gál. 5:13,19-21). Realmente, la ley del Nuevo Testamento en asuntos sexuales, es más estricta que la ley del Antiguo Testamento (Mat. 5:27-32; 19:3-9). Al comienzo mencionamos 2 Pedro 2:6-8 el condena específicamente la homosexualidad de Sodoma. Aquí están otro pasajes del Nuevo Testamento sobre el tema.

1 Corintios 6:9-11; 1 Timoteo 1:9-11 - El abuso de uno mismo con el género humano es enumerado entre los pecados que son contrarios al evangelio y hace que la gente no herede el reino de Dios (Nótese también "afeminado"). Esta expresión definitivamente se refiere a la homosexualidad, y la frase es traducida así en la versión de la Nácar Colunga, la Versión Moderna, la Santa de Biblia de ediciones Paulinas, etc. (Véase también a Thayer y otros diccionarios Griegos).

Romanos 1:26-27 - La gente aquí descrita que rehusó honrar correctamente a Dios, muy pronto se vieron envueltos en indecorosas inmoralidades implicando usos impropios de sus cuerpos (v.20-25). En lugar de tener un deseo natural por la mujer, los hombres se encendieron en sus lascivias hacia otros hombres. Esto se refiere claramente a la homosexualidad, pero este es un deseo el cual es natural hacia la mujer, pero no natural hacia el hombre. Esto es condenado como "afecciones viles", "indecorosas", y "error". Esto está clasificado con todas las otras clases de inmoralidades las cuales llevan a la muerte espiritual (v.28-32).

El Nuevo Testamento claramente condena la homosexualidad tan explícitamente como lo hizo el Antiguo Testamento (véase también "sin afecto natural" en Romanos 1:31; 2 Timoteo 3:3).

La Enseñanza Bíblica Acerca del Matrimonio y la Fornicación

Génesis 2:18-24; Efesios 5:22-33 - Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, la palabra "esposo" es la misma como la palabra "hombre", y "esposa" es la misma como "mujer" - solo el contexto nos dice si están casados o no. Dios ordenó el matrimonio como una relación para toda la vida entre un hombre ("esposo") y una mujer ("esposa"). Un matrimonio entre dos hombres o entre dos mujeres sería una perversión del plan de Dios.

Hebreos 13:4; 1 Corintios 7:2-4 - La relación sexual en particular, es buena y santa únicamente dentro del matrimonio; una relación sexual fuera del matrimonio constituye "fornicación". En consecuencia, todo acto sexual homosexual, acorde a las definiciones Bíblicas, constituye fornicación puesto que envuelve intercambios sexuales fuera del matrimonio Bíblico. Envuelve la satisfacción sexual urgente de una mujer con alguna otra que no es su esposo, o de la satisfacción de un hombre con algún otro que no es su esposa. Esto está condenado en cada pasaje que condena la fornicación (Gál. 5:19-21; Efe. 6:3-5; 1 Cor. 6:18; etc.).

Toda persona honesta e informada debe concluir que la Biblia condena la homosexualidad y aboga a los homosexuales a cesar su práctica y vengan por el perdón de Dios. La homosexualidad no es una "enfermedad mental", ni un deseo irresistible heredado el cual la gente no puede controlar y que por tanto no es responsable por eso. Esta es una forma de inmoralidad, tal como la borrachera, el adulterio, el asesinato, o el hurto, por el cual la gente será responsable en el día del juicio (2 Cor. 5:10; Ec. 12:13-14).

Pregunta 2: ¿Es la Homosexualidad un Estilo de Vida "Llamativo"?

¿Encuentran los homosexuales que sus vidas son felices y satisfactorias? Quizás si la mayoría de la gente joven conociera la respuesta real a esta pregunta, pocos estarían deseando experimentar la homosexualidad. Las siguientes características de la vida "gay" han sido resumidas del libro del Dr. LaHaye.

Los Homosexuales Son Extremadamente Promiscuos

Un homosexual regular podría tener sexo con docenas, cientos, o aún miles de diferentes personas en un lapso de tiempo. Muchos nunca establecen una relación duradera o permanente, y cuando eventualmente lo hacen esta se rompe. Aún durante sus relaciones más largas, ambos "compañeros" comúnmente tienen encuentros con otras personas. Como resultado de esto, los homosexuales nunca suplen sus necesidades interiores para participar en sus pensamientos y aspiraciones interiores. Frecuentemente sufren de celos, iras, y ataques al corazón por el rompimiento de las relaciones.

Los Homosexuales Son a Menudo Falsos e Infieles

Esto es necesario para ocultar su práctica. Como los mentirosos, sufren de la inseguridad diaria y temen el no saber cuando podrán ser descubiertos. Deben recordarse siempre la mentira que han dicho para no contradecirse a sí mismos.

Los Homosexuales Experimentan Mucha Hostilidad, Odio, y Egoísmo

Se enojan con todos: con las demás personas por rechazar su estilo de vida, con otros homosexuales que han roto las relaciones con ellos, con la gente religiosa que les recuerda su pecado, y con Dios y la Biblia por condenarles. Siempre son hostiles hacia el sexo opuesto que los lleva a convertirse en homosexuales. Los homosexuales usan el sexo por indulgencia egoísta, no como una expresión de verdadero amor y de interés por la otra persona. No forman comités de relaciones para el cuidado de alguien más, por lo que se convierten básicamente en personas egocéntricas.

Los Homosexuales a Menudo se Enfrentan a Peligros Físicos y a Enfermedades

A causa de que están fascinados por el sexo pervertido, muchos homosexuales tienen un antojo irresistible por nuevas experiencias sexuales. Tratan cualquier cosa a las patadas, aún si esto es peligroso. Algunos practican el Sadomasoquismo; encuentran gozo al hacer daño a su compañero sexual. Un homosexual nunca sabe que el compañero que escogió para la noche podría ser de esta clase.

Casi todos los homosexuales están comprometidos con la bebida alcohólica y el abuso de las drogas para aumentar su alto dolor y ahogar las penas. Las enfermedades venéreas son excesivas entre ellos a causa de su multiplicidad de compañeros. ¡Hay aún ciertas formas de E.V. que afligen sólo a los homosexuales!

Los Homosexuales Sienten Abandono: Que No Son Amados, y Rechazo

Las personas casadas comparten su tiempo de vida para entregarse al amor y cuidar el uno por el otro, y traer hijos a este mundo para amarlos y cuidarlos. El matrimonio requiere darse uno mismo para el bienestar de otros. El sexo dentro del matrimonio es la máxima expresión de este acuerdo marital. Los homosexuales nunca experimentan este sentido de amor y entrega.

Los homosexuales no tienen seguridad cuando se vuelven viejos. Un homosexual joven es deseable a otros homosexuales, pero por lo común será rechazado cuando envejezca. En la edad de la vejez, él o ella no tendrá un compañero a quin entregarse con confianza a esos años que han sido compartidos, ni habrá hijos a quienes dar el amor y cuidado en los años de vejez.

En adición, los homosexuales sienten falta de cariño de sus compañeros, vecinos, compañeros de negocios, y de la sociedad en general. Podrían, especialmente cuando son jóvenes, colocar una cara falsa para engañarse a sí mismos y a los demás para negar sus verdaderos sentimientos. Pero la mayoría de ellos, especialmente cuando se vuelven viejos, tienen este amargo sentido de abandono.

Los Homosexuales Sienten Culpa y Falta de Cariño de Parte de Dios

Muchos tratan de justificar su conducta y negar su culpa; pero bien adentro, casi todos ellos saben que están equivocados, y la mayoría llevan una carga de conciencia muy pesada.

Por estas razones, el promedio de suicidios entre los homosexuales es 12 o 14 veces más alto que el de los heterosexuales. Para llamar a esto un estilo de vida "alegre" [o gay] uno debe ser de los pervertidos más indecorosos de una palabra en la historia.


Pregunta 3: ¿Qué Influencia a la Gente Para Que Se Convierta en Homosexual?


Algunas personas declaran que los homosexuales no tienen elección acerca de sus preferencias sexuales: la han heredado o es el resultado del mal trato de la sociedad. LaHaye registra varios estudios mostrando que los homosexuales son lo mismo que los heterosexuales en sus genes y hormonas. No hay evidencia de que la homosexualidad sea heredada. Mientras de esto es verdad que la influencia de otras personas podrían hacer que una persona tienda a la homosexualidad, también es verdad que muchas personas en las mismas circunstancias han resistido la tendencia y han permanecido rectas. Ultimadamente, uno se convierte en homosexual a causa de que voluntariamente decide darse a la tentación, exactamente con todas las otras formas de inmoralidad. Considere los factores en esta decisión.

Trato Impropio Por Los Padres

La relación que la gente joven tiene con sus padres a menudo influencia su orientación sexual. Por ejemplo, si una muchacha crece odiando a su padre porque la molesta sexualmente o de algún modo la maltrata, podría nunca aprende del amor de un hombre. Si un muchacho tiene una madre que es muy dominante o posesiva, podría de esta manera identificarse con ella comenzado a pensar y actuar como la mujer. Al mismo tiempo, si el padre está ausente (debido al abandono o divorcio) o si el padre descuida a los hijos, el joven podría no tener un ejemplo masculino para imitar, y de esta manera nunca podría desarrollar su propia masculinidad. Muchos consejeros dicen que nunca han sabido de una persona que se convierta en homosexual si tuvo una completa relación de respeto y admiración por su padre.

Nuevamente, la gente joven es mas probable que sea homosexual si los padres son permisivos [tolerantes], dejando que los hijos hagan ordinariamente cualquier cosa que quieran. Tales hijos no aprenden el dominio de sí mismo y la abnegación, razón por la cual no resistirán cuando llegue la tentación homosexual.

Algunas veces uno o ambos padres dan poca importancia o rechazan la identidad sexual de un hijo. El padre podría llamar a su hijo afeminado frecuentemente. O algunas veces los padres tienen a un bebé que es del sexo opuesto al que querían, por lo que se indignan sobre su sexo o lo tratan como si fuera del sexo que deseaban. Como resultado, el hijo(a) podría llegar a odiar su propio sexo. Esto podría transportarlo más tarde en la vida hacia la homosexualidad.

Debería ser claro que la enseñanza Bíblica ayuda a evitar la mayoría de estos problemas. Las esposas no deben ser dominantes, sino sujetas a sus maridos (Ef. 5:22-24). Los padres no deben provocar en los hijos el desánimo sino que deben pasar buen tiempo con ellos para animarles a conocer y obedecer la voluntad de Dios (Col. 3:21; Efe. 6:4). Obviamente, el incesto está prohibido como una forma de fornicación (Gál. 5:19-21). Los padres deben amar a sus hijos y esto requiere el disciplinarlos cuando lo necesiten (Tito 2:4; Prov. 13:24; Heb. 12:5-11).

Sin embargo, esto no es para decir que los padres y no los hijos son siempre los culpables de que un hijo se convierta en homosexual. Mucha gente joven se enfrenta a este mismo problema sin convertirse en homosexual. Otros factores están implicados, incluyendo el poder para escoger de la gente joven. Pero hay muchos padres que pueden ayudar a la gente joven a evitar este pecado.

La Confusión de los Papeles Sexuales

Fuertemente nos estamos convirtiendo en una sociedad unisexo. A menudo hombres y mujeres se colocan ropa similar y la longitud del cabello es la misma. Las mujeres son dominantes y autoritarias como los hombres. Las mujeres insisten sobre el derecho de hacer el trabajo de los hombres, y ellos a hacer lo que tradicionalmente ha hecho la mujer. Este obscurecimiento de las distinciones del sexo lleva naturalmente a la confusión con respecto a la conducta sexual.

¿Por qué los jóvenes serán atraídos exclusivamente hacia la gente joven (y viceversa), cuando no hay una aparente diferencia entre los muchachos y las muchachas en la apariencia, acciones o habla? La sociedad ha destruido la masculinidad la cual atrae a las señoritas y la feminidad a la cual apelan los jóvenes, y de esta manera estamos segando la consecuencia en la forma de homosexualidad epidémica. Todo el movimiento de la Liberación / unisexo Femenina naturalmente lleva a la confusión de los sexos, aún en el mismo sexo activo. No es sorpresa aprender entonces que los grupos de Liberación Femenina, como la Organización Nacional de las Mujeres, apoyen activamente al movimiento de la Liberación Gay.

Pero nuevamente, la Biblia nos ayudará a evitar este problema. Ella enseña a las señoritas a tener espíritus humildes y sosegados de sumisión, mientras que los hombres actúan como líderes (1 Ped. 3:1-6; Efe. 5:22-33). Ella enseña que el cuidado del hogar es la obligación primaria de las mujeres mientras que la provisión de la renta de la familia es la obligación primaria de los hombres (Tito 2:4-5; 1 Tim. 5:8,14; Gén. 3:16-19). Enseña que los varones y las hembras deben ser distintos en su apariencia, incluyendo la longitud del cabello, para que usted pueda decir por medio de mirar a una persona cuál es su género (1 Cor. 11:1-16).

Los padres son los responsables de inculcar con premeditación está distinción de los papeles sexuales en sus hijos (Efe. 6:4; Deut. 6:6-8; Gén. 18:19). Debemos enseñarles a nuestros muchachos a vestirse como hombres, a cortarse el cabello como los hombres, a aceptar el papel en la familia de líder y a proveer para las necesidades del hogar, y a tratar a las señoritas con cariño y respeto. Debemos enseñar a nuestras hijas a llevar un cabello femenino y a colocarse vestidos femeninos, a tener espíritus humildes y sosegados de sumisión, y a trabajar como amas de casa, amando a sus hijos y esposo. Y los padres deben estar seguros de que sus hijos vean en su padre un ejemplo de masculinidad, y en su madre un ejemplo de dama femenina.

La Tentación de Participar en Actividades Homosexuales

Como con el alcohol, el fumar, y las drogas, la mayoría de la gente comienza practicando la homosexualidad cuando son jóvenes, antes de comprender las consecuencias serias de sus acciones. Son tentados a participar, y deben hacer la elección de si adoptan la tentación o no. Típicamente, una persona joven es animada hacia las actividades homosexuales por un "amigo" o una persona mayor quien ya está implicada. Esto es por lo que es tan peligroso que los homosexuales sean profesores en las escuelas o tengan posiciones de influencia sobre los niños. La gente joven podría empezar entonces a leer pornografía homosexual y a entretenerse con fantasías homosexuales. Finalmente, consienten en el trato homosexual, y pronto estarán conociendo frecuentemente homosexuales enarbolados, tal como los hombres van buscando prostitutas. Con la participación repetida, una persona se vuelve encadenada al vicio exactamente como con otras formas de promiscuidad sexual. Siguiendo los principios Bíblicos, como quiera que sea, pueden llevar a la gente a evitar o aún a romper este hábito.


Pregunta 4: ¿Cómo Puede Una Persona Vencer la Homosexualidad?


Algunos psicólogos dicen que los homosexuales pueden nunca cambiar, pero la Biblia está en desacuerdo porque dá ejemplos de algunos que lo hicieron: 1 Cor. 6:9-11. Hay también ejemplos modernos de gente cambiando. Pero esto no es fácil, como no es fácil vencer el alcoholismo, la adicción a las drogas, etc. Nota: no es necesario para un homosexual convertirse en un practicante heterosexual para agradar a Dios. El o ella sencillamente puede escoger el abstenerse del sexo por completo, tal como las personas no casadas deben hacerlo. Pero la actividad homosexual debe cesar. Aquí está el cómo.

Consagre su vida totalmente al servicio de Dios. Presente su cuerpo como un sacrificio vivo a Dios (Rom. 12:1-2). Comprenda que en su condición presente, usted está condenado eternamente. Pero por la gracia de Dios puede tener vida eterna. Fíjese esta recompensa eterna como la meta de su vida y deje que ella sea una motivación poderosa por la que necesita cambiar su conducta (1 Cor. 9:25; Col. 3:1-6).

Crea que Jesucristo es su Salvador Quien puede perdonarle sus pecados y liberarlo de su hábito. La salvación es sólo a través de Jesús (Hch. 4:12). Nos amó tanto que murió en la cruz como sacrificio, sufriendo en nuestro lugar, por lo que de esta manera podemos ser salvos de las consecuencias de nuestros propios pecados (Rom. 5:6-9; Juan 3:16). Si creemos en El, podremos ser perdonados, pero no hay perdón sin fe (Marcos 16:16; Juan 8:24; Heb. 11:6). En particular, debemos creer que El puede darnos la fortaleza para vencer nuestros hábitos pecaminosos (Fil. 4:13; 1 Cor. 10:13).

Arrepentirse de sus pecados, incluyendo la homosexualidad, y determinar que va a cesar en sus pecados y vivir fielmente. Esta decisión es esencial para el perdón (Hch. 17:30; 2:38; Luc. 24:47). También es esencial cambiar su práctica, porque nunca cambiará su conducta hasta que cambie los propósitos de su corazón (Prov. 28:13; Daniel 1:8).

Confesar a Cristo y ser bautizado para recibir el perdón de sus pecados a través de la sangre de Jesús. "El que creyere y fuere bautizado será salvo ..." (Marcos 16:16). "Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre" (Hch. 22:26; 2:38). Como resultado, vendrá a entrar en comunión con Cristo (Rom. 6:3-4; Gál. 2:37), y le añadirá a Su única iglesia verdadera, la cual es el cuerpo de todas las personas salvas (1 Cor. 12:13; Hch. 2:47; Efe. 1:22-23; 4:3-6; 5:23-26). En este momento, todas sus culpas serán perdonadas. Pero debe continuar trabajando para despojarse de los hábitos pecaminosos del pasado.

Estudie la Biblia diligentemente para que lo fortalezca y lo guíe y de esta manera prosperar en el servicio a Dios (Josué 1:8; Hch. 17:11). Vuélvase tan familiar con ella que podrá confiar en ella en el momento de la tentación tal como lo hizo Jesús (Mateo 4:1-11).

Ore a Dios regularmente para fortalecerse y vencer la tentación (Mat. 6:13). Ore especialmente en los momentos cuando se está enfrentando a tentaciones fuertes (Mateo 26:36-46).

Asista regularmente a todas las reuniones de la iglesia del Señor. Esto le dará ánimo y le amonestará de la palabra de Dios y le animará a la asociación con otros Cristianos (Heb. 10.24-25; 3:12-13).

Háblele a los Cristianos fieles acerca de su problema y pídales consejo y oración (Santiago 5:16). Ellos pueden ayudarle a llevar su carga (Gál. 6:2).

Aprenda a controlar sus pensamientos. Los hechos malignos resultan de pensamientos malignos. Las buenas acciones resultan de pensamientos buenos. Para controlar sus acciones, debe controlar primero sus pensamientos (Prov. 4:23; Rom. 12:2). Para tentarlo, Satanás colocará los pensamientos de hechos malignos en su mente. La llegada de este pensamiento es tentación, por lo que debe resistir la tentación para que no more o tome lugar en el pensamiento (Comp. Mateo 5:27-28; 15:19-20; 2 Cor. 10:4-5). Pensar en lugar de eso, pensamientos puros (Fil. 4:8). En particular, no resentirse sino más bien apreciar el sexo con que Dios lo hizo a usted. Dios hizo a ambos, varón y hembra, a Su imagen y los hizo a ambos "buenos en gran manera" (Gén. 1:27,31). No niegue la bondad de Dios por medio de resentirse de su propio sexo.

Evite las personas y lugares que lo tientan. Las malas compañías corrompen la buena moral (1 Cor. 15:33; Prov. 13:20). A menudo somos arrastrados de regreso al pecado por causa de la gente y las circunstancias que no nos afectarían si las evitáramos (Comp. Mat. 6:13; Salmo 26:5).

Si usted peca de nuevo, renueve su arrepentimiento y ore a Dios para que le perdone (Hch. 8:22; 1 Juan 1:8-10).

Si, usted puede vencer la homosexualidad y cualquier otro pecado del cual pudiera ser culpable. Pero no puede hacerlo solo. Necesita la ayuda de Dios y del pueblo de Dios. Dios lo ama y ha prometido darle toda la ayuda que necesite, si realmente está deseando hacer su parte.

Conclusión

Hoy día debemos tener las mismas actitudes hacia el pecado que Jesús y Sus discípulos tuvieron, sin importar si ese pecado es la homosexualidad o cualquier otro pecado poderoso, porque el pecado destruye al alma. Jesús y Sus discípulos reprendieron explícitamente a aquellos que buscaban justificar su pecado. Nosotros debemos hacer lo mismo (Rom. 1:20-32; Efe. 5:11; 2 Tim. 4:2-4).

Pero Jesús también estaba interesado en la salvación de toda la gente, y estaba deseando ayudarles a cambiar (Luc. 5:30-32; Capítulo 15). Si usted es homosexual, Jesús lo estima tanto que murió en la cruz por usted. Puede ser liberado de su carga de culpa si está deseando dejar su hábito pecaminoso y venir a Jesús acorde al Evangelio.

Versión al Español Por: Jaime Restrepo M., A.A. 1254, Manizales (Caldas), Colombia, S.A.

(c) Copyright 1982, 1994, 2002, David E. Pratte

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Utilice su botón "trasero" para volver a la página anterior.

Vuelva a nuestro casero página para otros artículos del estudio de la Biblia en español.

Haga un 'clic' para ver los estudios de la Biblia en ingles (the Gospel Way).

Exit this site.

Scripture quotations are generally translated from the New King James Version (NKJV), copyright 1982, 1988 by Thomas Nelson, Inc. used by permission. All rights reserved.